Este artículo surge a razón de observar el comportamiento de algunos bloggeros, que hablan demasiado y llegan a un punto donde confunden y marean al lector o seguidor, ya que no sólo hablamos de blogs de texto, sino también de canales de youtube y redes sociales, donde se manejan otro tipo de recursos, como vídeos, imágenes.

Que no se mal entienda, esto no tiene nada que ver con explicar un tema en profundidad o incluso en decir sandeces, lo que quiero decir, es cuando se comprometen a hacer algo y luego no lo hacen, tengo algunos ejemplos:

  • Voy a subir/escribir un vídeo/artículo a la semana.
  • Voy a hacer un sorteo x día y será así y asa.
  • Me comprometo a traerles x cosa.
  • Etc…

Comprometerse públicamente puede estar bien si quieres meterte un poco de presión para obligarte a publicar regularmente y “no tirar la toalla”, pero ten cuidado si no puedes cumplir con tu promesa, porque es un arma de doble filo.

Y si te comprometes y un día no puedes cumplir pues no pasa nada, pero ya si prometes una cosa, luego haces otra y te vuelves a comprometer con tus seguidores y no lo cumples o lo reemplazas por otra cosa sin avisar, pues vas mal.

Para que se entienda, si vas a prometer algo, debes cumplirlo y si no lo puedes cumplir debes avisar a tus seguidores/lectores el porque haz cambiado de decisión y que vas a hacer al respecto.

Muchos pensarán que está es una cuestión banal y que como es tú blog/canal/perfil puedes hacer lo que quieras, pero la realidad es que, si hay gente que está leyendo, te está siguiendo o lo que sea, tienes que ser agradecido y devolverles el favor, vamos que por algo te siguen.

¿Y como aplico esto al copywriting?

Esto parece una reflexión de un Community Manager y te preguntarás que tiene que ver con copywriting y te diré que tiene estrecha relación, porque en copywriting hablamos de lo que dices y como lo dices, por lo que entran en juego tu credibilidad y honestidad y si hablamos de ventas por Internet, es necesario que las personas confíen en ti o en tu empresa para que te compren, si no cumples con promesas simples como publicar un vídeo a la semana, ¿por qué te comprarían un servicio o producto, donde necesitan desembolsar dinero y tiempo?, sobre todo sabiendo que eres inestable con lo que prometes.

Personalmente tengo varios ejemplos de personas que están haciendo esto y no es necesario dar nombres, porque no es un error que sea letal para su empresa, pero son esos pequeños detalles que hacen a una marca, a la reputación de una persona y pueden afectar otras etapas del negocio como te decía en el párrafo anterior.

Así que la lección que quiero que interiorices, es que, si vas a comprometerte a algo, hazlo y si no puedes hacerlo siempre explica el porque de tu decisión, de seguro tus seguidores (y quizás futuros clientes) lo sabrán entender.

¿Te ha pasado que haz prometido algo y no lo has podido cumplir? ¿Cómo lidiaste con esta situación? Me gustaría conocer tu opinión al respecto.

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *