En el SEO podrás encontrar opiniones como colores, porque cada uno tiene un método diferente para seleccionar keywords a trabajar, por lo que más que decirte exactamente lo que yo hago, voy a dejarte algunas pautas que pueden resultarte útiles para esta labor.

Sea que quieras realizar un calendario de publicación para los contenidos de un sitio que tengas que trabajar o buscar keywords para una tarea especifica de SEO, es interesante tener un enfoque abierto y no descartar ninguna posibilidad y ahora vas a entender lo que digo.

Las herramientas, son herramientas, no hacen milagros

Lo primero que se tiende a hacer es a utilizar herramientas como Ahrefs, Keywordtool.io, etc. que si bien dan una idea de palabras clave, lo cierto es que a estas herramientas también tienen acceso otros SEO, lo cual agrega un grado de dificultad a la hora de encontrar una palabra o varias sin competencia o con poca.

Con lo cual, lo que propongo es tener una mirada integral y más que pensar en una palabra clave única, es tratar de pensar la temática madre de esa palabra. Una vez que tenemos el “tema madre” por llamarlo de alguna manera, podemos empezar a pensar en distintas palabras, o lo que es lo mismo, pensar en conceptos más que en palabras clave únicas.

Un ejemplo de esto podría ser, como palabra clave “manchas en los dientes“, el tema madre podría ser “salud dental” o “estética dental“. Como verás, pensando en conceptos se abre un abanico enorme de posibilidades, porque ya no hablamos solo de manchas en los dientes, sino de “dientes amarillos”, “malformaciones en los dientes”, etc.

Una vez que tenemos una idea de las palabras clave derivadas del tema madre, ya podemos indagar con un poco más de idea y de ahí podemos pensar ir buscando palabras clave relacionadas, longtail, hasta llegar a algún término donde veamos que hay poca competencia, aunque lo ideal seria conseguir muchos términos relacionados a este.

Propongo esto, porque si pensamos directamente en keywords, es fácil caer en la tentación de ir por la primera que encontramos y puede que existan otras que sean más fáciles de posicionar.

Ahora bien, dicho esto, te estarás preguntando… ¿Cual es la forma correcta de elegir una keyword?

Buscamos oportunidades, no keywords

Básicamente al buscar palabras clave, lo que estamos buscando son aquellas que sean más fáciles de posicionar, porque no tiene sentido intentar meterse en mercados que son muy competidos, por ejemplo, querer posicionar la palabra clave “Salud dental” en primera página es muy difícil, lo que implica un gasto de dinero y tiempo enorme. Mientras que “Tipos de caríes en niños”, es un poco más fácil.

Lo anterior tiene que ver con la intencionalidad de la búsqueda, porque para algo queremos posicionar un keyword, hay un objetivo detrás de esta búsqueda. De acuerdo a la respuesta, puede que ciertas palabras no te interesen y puede que otras sí. Con lo cual, lo primero es tener claro el objetivo de nuestra búsqueda de keywords… ¿Quieres vender? ¿Quieres conseguir lectores? ¿Quieres ganar dinero con publicidad?, etc…

Una vez claro esto, ya puedes comenzar a buscar palabras clave interesantes para tu negocio, como dije antes, si es por conceptos, mejor, porque puedes reunir muchas más.

Ahora bien, conseguiste algunas keywords… ¿Cuál elegir? ¿Cómo evaluar?

Factores a tener en cuenta al evaluar

Voy a dar algunos términos para que los tengas en cuenta y vamos a abordar cada uno de ellos por separado: Competencia, Estacionalidad, Volumen, Intencionalidad, Dificultad.

Competencia

Hay otros SEOs o personas que tienen sitios web, que están buscando las mismas palabras que tú o tienen intención de posicionar su negocio en el mismo sector que tú, con lo cual es necesario ver quienes están posicionando actualmente para saber que es lo que están haciendo y como lo están haciendo.

Un ejemplo claro de esto pasa en el sector de la salud. Si quisieras posicionar un sitio desde cero en este sector, te encontrarías con sitios como mejorconsalud.com, que no sólo tienen una autoridad enorme, en términos de antigüedad, enlaces entrantes, respuesta de usuario, etc. sino que tienen un contenido de puta madre, así que si quieres posicionar algo que posiciona esta web, mejor elige otra keyword, porque la tienes difícil. La única manera de competir sería crear contenido aún más completo que el que tiene la web (algo complicado, pero no imposible) y luego invertir un pastizal en enlaces y por supuesto mucha paciencia.

Estacionalidad

Hay temas que por su naturaleza se buscan más en una época determinada del año y es un factor a tener en cuenta, no como factor negativo, porque si tienes una web de alquileres vacacionales de verano, es obvio que vas a tener más visitas en verano por ejemplo, con lo cual, las palabras clave que encuentres, por más que sólo se busquen en verano, son keywords interesantes para tu negocio.

La cara negativa de esto son las keywords que se buscan por un suceso en particular. Estas palabras se caracterizan por tener picos de búsquedas en un periodo determinado y luego desciende poco a poco hasta tener un mínimo de búsquedas, ejemplos pueden ser, novelas, series, programas de televisión, noticias, etc. En ocasiones son keywords que se pueden aprovechar para monetizarlas de alguna manera, por ejemplo, un partido importante, el tipico Real Madrid – Barcelona o Boca – River, generan muchas búsquedas en el día del evento, con lo que si tienes una web monetizada de alguna manera y creas un artículo sobre ese tema, recibirás visitas.

Volumen

Con volumen me refiero a la cantidad de búsquedas de la palabra clave. La elección en este caso es relativa y depende más de la intencionalidad de la keyword que del número final. En muchos casos hay keywords que se buscan poco, pero que por su naturaleza son muy importantes.

Una keyword con 60 búsquedas mensuales, puede ser irrelevante en un blog que necesite generar gran cantidad de tráfico para monetizar con publicidad, mientras que en un blog de una empresa que vende algo, 60 búsquedas mensuales suman al número final, sobretodo en keywords transaccionales, como “comprar pc de escritorio en Madrid”, si consegues posicionar para una keyword así tendrás chances de que alguien interesado en comprar una pc, lo haga por medio de tu web o en tu local, según sea el caso.

Con lo cual el volumen de búsqueda va de la mano de la intencionalidad de la búsqueda.

Intencionalidad

Hay distintos tipos de keywords  y cada una de ellas define el tipo de objetivo.

Keywords transaccionales: aquellas que tienen una intencionalidad de compra detrás, es decir, la persona que busca estas palabras clave quiere comprar algo directamente, con lo cual son las keywords más interesantes, aunque en ocasiones las más complicadas de posicionar.

Keywords de inbound: básicamente son palabras que sirven para atraer tráfico interesado en lo que vendes, sean servicios, productos o lo que sea, por eso que sean de inbound, es decir forman parte de lo que se conoce como marketing de inbound, marketing de atracción y en este caso, marketing de contenidos.

Keywords genéricas – informativas: son palabras que no tienen una intención en particular más que ser parte de una información en particular, con lo cual no tienen un intención de compra ni tampoco van a llevar a la persona a querer comprar algo. Keywords de estas hay muchas y pueden tener cantidades de búsqueda dispares. Digamos que cualquier palabra clave que no sea transaccional ni de inbond es genérica.

Entonces hay que identificar que tipo de palabra clave necesitamos atacar y de ahí elegir las que creamos más relevantes.

Dificultad

Otro factor importante, la competencia… ¿Cuanta gente esta hablando de este tema? ¿De que forma lo aborda al contenido? ¿Se puede mejorar? ¿El autor tiene autoridad en este tema?

Estás son algunas preguntas que hay que hacerse al momento de evaluar la dificultad de una palabra clave. En este sentido hay que tener una mirada holística y no centrarse sólo en una métrica, porque Google no funciona así, la idea es ver varios factores y analizarlos.

Autoridad de la página (no del dominio): Está métrica se puede obtener de la herramienta Ahrefs (si no tienes cuenta te puedo ayudar a conseguir una), Moz no sirve porque actualiza su indice cada 3 meses o más y la verdad que los datos suelen ser bastante erráticos, teniendo en cuenta que la autoridad se mide por los enlaces que tiene esa página y si no tienen contabilizado los enlaces la métrica será errónea. Ahrefs tiene un indice actualizado, con lo cual la métrica es actual.

Resaltar que digo autoridad de la página y no del dominio, porque hasta Wikipedia se puede superar, lo tengo comprobado, lo importante es fijarse en la autoridad que tenga esa página en particular para Google.

Respuesta de usuario de la página: En las primeras posiciones puedes encontrarte páginas que tienen 300 palabras, sólo una imagen sin texto o incluso alguna herramienta, con lo cual en las 3 primeras posiciones de Google (Top 3) es muy determinante la respuesta de usuario. Básicamente la respuesta de usuario la definen dos factores: el CTR de ese resultado en Google, es decir la cantidad de gente que hace la búsqueda y luego cliquea en tu web y por otro lado la gente que cliquea en esa web y cuantos de ellos vuelven a los resultados de búsqueda; si alguien vuelve a realizar la misma búsqueda es porque ese resultado no respondió a la consulta que tenía, si esto se repite significa que esa web  no merece estar en los primeros puestos, por más que sea Wikipedia.

Calidad del contenido: Y por último y no menos importante la calidad del contenido. Siempre pensando en la respuesta de usuario, hay que dar un contenido acorde a la búsqueda, no siempre es necesario un contenido de 1500 palabras, porque en el caso de una persona que busca una calculadora de conversión de dolares a euros no le interesa leer, quiere una calculadora y punto. Pero, lo cierto es que en la mayoría de los casos hay contenido que se puede mejorar, ampliar y sino darle una vuelta de rosca y enfocarlo desde otro punto de vista diferente.

Conclusión

A modo de resumen, es importante tener claro que es lo que buscan las personas en Google que se relacione con la temática de nuestra web o del producto o servicio que vendemos y a partir de ahí generar ideas, pensando en conceptos más que en keywords particulares, para buscar y luego seleccionar aquellas que sean relevantes y alcanzables a nivel de dificultad para posicionar.

¿Te gustó? Compártelo en tus redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *