La cuestión del dinero siempre es un dilema en muchas profesiones online, sobre todo porque en la mayoría, no hay un organismo que determine el valor de cada trabajo y si los hay, no gozan de un reconocimiento tal que haga que puedan tomarse como referencia para el sector.

En el ámbito de la redacción / copywriting, pasa lo mismo y la determinación del precio termina siendo más una cuestión de oferta y demanda, donde influyen otros factores como la experiencia y el posicionamiento del profesional en el mercado.

¿Cuál debería ser el valor de un contenido web?

La realidad es que no hay forma de determinar el valor de un contenido estándar, porque cada texto tiene matices diferentes e influyen muchos factores. Si bien, hay una costumbre de cobrar los contenidos teniendo en cuenta un valor por palabra, no termina de ser una forma viable para cualquier texto, porque cada uno tiene una particularidad que lo hace diferente a los demás, sea por su estilo, longitud y por supuesto el objetivo que se busca conseguir con su publicación.

No es lo mismo redactar un texto sobre “cómo instalar Google Chrome” a escribir un texto sobre “cómo curar la erisipela”, porque en el primero, se puede conseguir información fácilmente e incluso puede no requerir buscar demasiado, porque si una persona es redactor web, es muy probable que sepa cómo instalar un programa en su pc. Mientras que, para redactar un artículo de alguna enfermedad, cómo la erisipela, es necesario contrastar información, ya que es un tema delicado y por lo tanto consume mucho más tiempo, sobre todo si no se cuenta con conocimiento de la materia, lo que hace necesario documentarse bien.

¿Cómo valuar un contenido web?

Hay opiniones, como colores. Para empezar creo que cobrar por palabra, no termina de ser una solución completa, más bien es una forma que surgió para estandarizar de alguna manera la forma de cobrar la creación de contenido. Tendencia que se vio incrementada en los últimos años, por el aumento de personas interesadas en comenzar a redactar como una forma de ganar un ingreso extra en Internet.

Cada texto tiene sus particularidades. No hay un proyecto igual a otro. Tampoco se puede saber acerca de todos los temas y esto hace que un texto requiera más investigación que otro. Con lo cual el establecer un precio por palabra para cualquier tipo de texto, no tiene mucho sentido.

Por otra parte, los clientes pagan por obtener resultados y tienen ciertas expectativas, con lo cual, la experiencia y el posicionamiento juegan un papel crucial en la determinación del precio. Un precio por palabra estándar no sería justo porque desconocería los demás factores. Esto es, una persona con más experiencia tendrá mejores métodos de redacción, con lo cual el texto tendrá más calidad. Lo mismo con el posicionamiento, cuán mejor posicionado esté el redactor en el mercado más cobrará y por una cuestiòn lógica: tendrá más demanda.

Por lo que, pienso que lo mejor es volver a las bases, establecer un precio por hora y presupuestar calculando el tiempo que podría llevar la realización del texto. Está forma resulta la más conveniente y así se calculan la mayoría de los trabajos freelance.

Factores que influyen en la determinación del precio

Además de lo que comente anteriormente, se podría decir que hay una serie de factores comunes que actúan en la determinación del precio. No son los únicos, puede que existan más, pero estos deberían formar la base para establecer un precio.

Temática

Como hacía referencia antes, cada temática es un mundo y requiere un nivel de detalle diferente. De esto se desprende también, la cuestión de la especialización del redactor, porque hay redactores que están especializados en ciertas temáticas y esto hace que puedan tener fluidez al escribir, lo que disminuye el tiempo de realización.

Extensión

Cuanto más extenso sea un texto, más tiempo requiere. Básicamente porque requiere de un planeanamiento diferente, más tiempo para pensar la estructura y más tiempo para recopilar, seleccionar, analizar y plasmar la información.

Tiempo

Intrínseco a todos los demás, el tiempo total estimado para completar un texto, es un factor muy importante para determinar el precio.

Objetivo

No requiere el mismo tiempo de realización un texto sobre alguna temática de actualidad e interés general, que un texto orientado a la venta de algún producto o con el objetivo de que los usuarios realicen una determinada acción. Tampoco lleva el mismo tiempo un texto optimizado para seo y otro que no.

Costos

Vivir no es gratis y cada profesional que viva de la creaciòn de contenido, tiene costos diferentes, desde el alquiler de su piso, la conexión a internet, hasta la comida. Estos son factores a tener en cuenta al determinar el precio.

Posicionamiento

Otro factor que marca la diferencia, es el posicionamiento. Cuanto mejor posicionado esté el profesional en el mercado, significa un mayor valor percibido por el cliente, más demanda tendrá y por lo tanto afectará a la disponibilidad y al precio.

¿Más volumen significa menor precio?

Hay otra tendencia que indica que deberían existir descuentos por volumen. La realidad es que cada texto va a llevar un tiempo determinado, así que un descuento por realizar la tarea repetidamente no tiene mucho sentido, porque los costos van a ser los mismos.

Ahora bien, muchos redactores suelen hacer descuentos por volumen de artículos, por el hecho de que se aseguran un trabajo de largo plazo. Son opciones y cada uno debe considerar si le sirve.

Sucede algo parecido con el descuento por cantidad de palabras, muchos redactores hacen descuento de acuerdo a la cantidad de palabras, cuanto más palabras, menor el precio. No tiene mucho sentido, porque si bien el monto es mayor, el costo es el mismo. Pero como antes, depende de cada uno y del proyecto, claro está.

Precios de mercado de contenidos web

Si hay una profesión bastardeada es la de la redacción web y la razón es que las barreras de entrada aparentan ser bajas, imagínate que cualquier persona que sepa manejar un ordenador y pueda escribir decentemente podría encarar la redacción de un artículo, lo que hace que muchas personas quieran empezar en esto y se lancen a cobrar migajas.

Lo que sí está claro, es que hay procesos, sistemas y metodologías de trabajo que son necesarias para que un texto tenga ciertos estándares de calidad y realmente sea útil para publicarlo en una web y más hoy en día donde los buscadores y las personas exigen contenido cada vez más extenso y de más calidad. Esto lleva mucho tiempo de estudio y de realizar pruebas hasta encontrar modelos que funcionan y poder adaptarse a las nuevas demandas.

Dado lo dicho, te podrás imaginar que los precios son muy variables. Las tarifas estándar van desde los $0,015 a los $0,06 por palabra. Con ello puedes obtener textos de distintas calidades, pero en el caso de los de menor valor, al menos obtendrás algo que esté bien escrito y que no tenga errores ortográficos y gramaticales. Aunque deberás olvidarte de contar con un texto optimizado y menos estratégico.

Existen plataformas donde puedes contratar redactores, como textbroker donde los precios oscilan los $0,013 por palabra para textos que no prometen estar libres de errores de ortografía y no lo digo yo, lo dicen ellos mismos en su web:

Y por supuesto, hay foros donde puedes encontrar textos de todo precio, claro está que ahí es una jungla donde puedes encontrarte con gente que ofrece textos por $0,0025 y que si tienes suerte te entregan el encargo y olvídate de garantías. Es como apostar contra la banca, puedes ganar o puedes perder, aunque casi siempre te terminan caga$%!.

Al final, cada cual debe encontrar la forma que más le sirva para valorar su trabajo. Ciertamente estos precios son orientativos y no deberían ser tomados a rajatabla para presupuestar un trabajo sin antes analizar el tipo de proyecto y calcular un precio acorde a este.

Ojalá te sirva y te invito a dejar un comentario con tu experiencia contratando redactores o lo que quieras aportar al post será bienvenido.